Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXIII

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXII | Main

Julio 24, 2005

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXIII

Apatrullando la interné, by Algernon Pérez.

Algernon ha vuelto. Cerca ha estado de visitar Gitmo, pero ha conseguido escabullirse lo bastante como para enviar una nueva contribución desde Un Lugar No Identificado (TM). Reflexiones apocalípticas para un principio de verano.

Cannas en Londres

Civilización viene de ‘civitas’, ciudad. Y el mayor cambio producido a lo largo del sXX en la historia humana ha sido el de una masiva transferencia del campo a la ciudad; desde hace muy poco tiempo ya hay más humanos viviendo en ciudades que distribuidos por la campiña en todo el mundo. Por primera vez en nuestra historia, somos una especie ‘civilizada’.

Hay sin embargo dos tipos de ciudades muy diferentes: las ciudades de Occidente, acumulaciones de riqueza, historia y arte (o sea, poder) que en sí mismas son joyas de intrincado diseño y complejo funcionamiento; podríamos considerarlas la personificación de la civilización, y su mayor logro. Y luego están las megalópolis donde vive la mayoría de los ciudadanos del planeta, las Calcuta, México DF, Teheran, El Cairo, Mumbai, Lagos… Acumulaciones monstruosas de ladrillo, cemento y hojalata del Segundo y Tercer mundo: selvas urbanas de chabolas fortificadas sin servicios, títulos de propiedad ni seguridad de ningún tipo donde millones de personas sobreviven en pésimas condiciones; crecimientos cancerosos que atraen a la gente tan sólo porque de donde vienen era todavía peor.

Las ciudades de Occidente son el ejemplo a seguir, el objetivo a alcanzar, la cazuela de oro al final del arco iris. Las otras son el Infierno, pero aspiran a ser como aquéllas, cuando sea grandes.

Lo que ocurre es que las ciudades de Occidente, su orgullo y culminación, son joyas frágiles cuya supervivencia depende de un intrincado tejido de servicios funcionando a la perfección. Sin agua, electricidad, servicios de transporte, telecomunicaciones, sofisticados sistemas logísticos, mercados, acumulaciones de capital, historia y tradición una ciudad de Occidente (pongamos, París, Madrid o Londres en 1700) no era muy diferente aparte de la escala a una ciudad actual del Tercer Mundo. Pero entre el sXVIII y la actualidad algo sucedió que ha transformado completamente las ciudades de Occidente. Riqueza. Y confianza.

La principal diferencia entre un Londres o un Madrid y un Calcuta o un Teheran es la confianza. Confianza en que volverás al atardecer a tu casa, en que hay un sistema de transporte público que funciona, en que no te atracarán, en que el conductor de enfrente respetará el semáforo. La confianza hace poderosas a las ciudades de Occidente.

Por eso Al Qaeda (o sus afiliados, o sus peones, o sus franquiciados, o quien haya sido que puso las bombas en Madrid y Londres) las ataca: porque son nuestra mayor fortaleza, y porque representan un futuro que detesta. Como Aníbal en Cannas, Al Qaeda está intentando volver nuestra mayor ventaja contra nosotros. Está tratando de utilizar la mayor de nuestras fuerzas contra nosotros, los civilizados. Quiere que las ciudades de Occidente colapsen, estranguladas por sus propios habitantes, cuando ya no crean. Quiere transformar la confianza en desconfianza, la civilización en la jungla urbana de la favela.

Su objetivo táctico son las redes de transportes, un buen sitio (pero no el único) para conseguir muchas bajas. Pero también podrían atacar campos de fútbol, o iglesias, o prostíbulos, por razones religiosas o morales. Para matar mucha gente no es imprescindible atacar el transporte público. Hay otros blancos.

Per es que el objetivo estratégico es la confianza. Y las redes de transporte son frágiles en este sentido. Obligan a confiar en el prójimo, si no quieres enloquecer. Te fuerzan a considerar que la mochila que lleva ese joven de aspecto árabe (¿o será sudamericano?) no contiene más que libros; que ese bulto que se ve bajo el asiento no es más que un periódico arrugado. La sospecha permanente en espacios diminutos de uso obligatorio es literalmente intolerable. Las molestias que sin duda causarán los nuevos procedimientos de control (retrasos, colas, malhumores) complicarán la situación. Las ciudades viven del trasiego de gente. Sin movimiento dentro y fuera de la ciudad, perecerán. La confianza en el transporte público será el primer paso. Del fin de la civilización; que, como sabemos, viene de ‘civitas’, ciudad…

Guerra sicológica

¿Por qué emplear suicidas en Londres? Es un método sin duda efectivo, pero caro en entrenamiento y en recursos que pueden ser de múltiple uso (como en Madrid). La única explicación plausible en este caso es su uso como arma de propaganda. Un suicida es enormemente útil e incluso imprescindible para evadir la vigilancia en contextos de elevada seguridad: cuando es imposible ir dejando bombas por ahí. Ejemplos son Israel, Sri Lanka o el actual Irak. Pero no tiene sentido para atacar blancos ‘blandos'; no es económico desperdiciar misiles dirigidos en masacrar gente en manadas. Para eso basta una bomba grande e indiscriminada. En este caso se trata de un arma puramente sicológica que libera un mensaje: estamos entre vosotros. El uso de suicidas en Londres es un ataque a la integración; una forma de cavar un foso entre los musulmanes locales y el resto de la sociedad británica.

Lo están consiguiendo.

Perdiendo la guerra

La guerra de guerrillas se gana provocando la sobrerreacción del enemigo; esta sobrerreacción refuerza al guerrillero con apoyos y reclutas. Así, a partir de una estrecha base de partidarios pueden acabar sublevándose (en sucesivos ciclos de acción-respuesta-acción) sociedades enteras; es entonces cuando se ganan. En ese sentido Irak es la mayor victoria de Al Qaeda hasta el momento.

Seguida de cerca por el trágico error de Stockwell y los rumores que se están filtrando sobre Irán.

Matar inocentes porque parecen árabes y se comportan sospechosamente (¿qué significa eso?) es un perfecto cebo de acción-reacción. Aunque nada parecido a Irak, o a lo que podría ser atacar Irán (incluso con nucleares) en caso de un nuevo acto terrorista en los EEUU ‘aunque no tenga nada que ver’.

Y no lo descartemos: ya lo han hecho una vez.

Llevar la guerra al limes, al confín, para alejarla del centro tenía sentido en un entorno estratégico de estados territoriales; en el limpio universo de los países con responsabilidades y las bombas con remite. Lo que estamos viendo es en parte un colapso del estado nación, que en muchas zonas del mundo (y cada vez en más de ellas) está desapareciendo a manos de otras estructuras: multinacionales, cárteles de la droga, mafias, bandas, gobiernos locales corruptos, etc. En el mundo globalizado no hay centro, ni limes. Estructural y doctrinalmente Al Qaeda está mejor preparada para la guerra que libra de lo que lo está Occidente.

Lo que significa que de momento estamos perdiendo esta guerra.

—————————————————————————-
Desde cualquier sitio, Algernon Pérez. Aplicando lógica a lo ilógico desde 1964.

Este boletín irregular debe considerarse como estrictamente off the record; ninguna parte de su contenido será citada o atribuida a Algernon Pérez o a su pobre e involuntario huésped, si bien nadie puede evitar que su contenido en bytes se vierta en otros cerebros, que después los usen como les plazca. Dado que escribo lo que me da la gana generosamente salpicado de opiniones no demostrables y factoides no atribuibles, cada palo que aguante su vela. En otras palabras, úsese con precaución, y en la cabeza no, que soy modelo de sombreros.
—————————————————————————-

Posted by Algernon at Julio 24, 2005 08:27 PM
Comments Post a comment Name:

Email Address:

URL:

Remember personal info?
YesNo
Comments:

]]>

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXII

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Por los perdedores | Main | Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXIII »

Noviembre 16, 2004

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXII

Apatrullando la interné, by Algernon Pérez.

El guiso de Israel, o lo que pasa cuando resuelves el problema equivocado

Algernon contempla con estupor la poco disimulada alegría con la que israelíes y simpatizantes celebran el deceso de Yaser Arafat. No porque su personalidad inspire ninguna simpatía, sino porque su estátus simbólico lo convertía en una de las pocas esperanzas que podía tener Israel de resolver el conflicto con los palestinos de forma más o menos civilizada y razonable. Para ellos.

Israel ha tenido como objetivo estratégico desde hace años el impedir la consolidación de un Estado Nacional Palestino en los territorios vecinos, considerando que por naturaleza y diseño semejante estructura estatal sería un riesgo de seguridad permanente. Para ello ha minado a la OLP, ha favorecido a facciones alternativas como Hamas y Hizbollah que le robaran protagonismo, ha debilitado constantemente la posición de Arafat y, cuando cedió y permitió la constitución de la Autoridad Nacional Palestina, se ha encargado de reducirla a la insignificancia, el oprobio y el ridículo. Todo ello, hay que decirlo, con la entusiasta colaboración de Arafat, la OLP y la ANP, que en la más pura tradición del mundo árabe se comportaron como déspotas sanguinarios de partido único incluso antes de disponer de su propio país que explotar. Luego, Israel dejó a Arafat convertido en un espantapájaros grotesco e impotente, al que simultáneamente negaba cualquier posibilidad de controlar la situación mientras lo castigaba por su descontrol.

Bien, Israel puede estar contento: ha conseguido su objetivo. Temiendo un estado palestino, ha conseguido garantizar su inexistencia. Palestina no existirá jamás como un estado capaz de amenazar a Israel. Ahora deberán lidiar con lo que ocurra en los Territorios en ausencia de una autoridad de cualquier tipo. Al igual que Estados Unidos en Irak, un estado débil (e incluso corrupto y dictatorial) cínicamente al menos hubiese garantizado un mínimo de comfort a los vecinos. Israel va a tener que comerse el guiso que ellos mismos han cocinado. Y es un guiso amargo de cojones.

La sopa de caos no provoca más que problemas a quienes están cerca de la olla.

Analicemos.

El ejército israelí ha demostrado una y otra vez que es más que capaz de enfrentarse y vencer a sus vecinos, de uno en uno o todos a la vez. Tal vez su potencia militar convencional esté alcanzando los límites demográficos y económicos del país (hay indicaciones de ello), pero nadie duda de que Egipto, Jordania, Siria, no digamos Líbano, e incluso el Irak de Sadam no tenían nada que hacer contra el IDF. Ni siquiera poniéndose de acuerdo. La última vez que El Assad padre se puso chulo (1982; los israelíes le estaban reventando los emplazamientos antiaéreos en el Valle de la Bekaa, en Líbano) la Fuerza Aérea israelí le ‘bajó’ al menos 87 MiGs por la pérdida… de ninguno de sus F16, F15 y Phantom. 87 a cero. Éso es un tanteo. Ni por tierra ni por mar hay tampoco riesgo alguno. Los regimientos blindados israelíes son más que capaces de arrollar a cualquier combinación de viejos tanques soviéticos. La amenaza convencional no existe.

Por otra parte el altamente ilegal, clandestino y comprensible programa de armamento nuclear garantiza que cualquier estado lo bastante suicida como para plantearse ‘echar a los judíos al mar’ tenga de qué arrepentirse en forma de millones de ciudadanos muertos. La opción Sodoma y Gomorra del Yavhé del Antiguo Testamento está disponible para los descendientes de las Doce Tribus. La vieja tesis de la Guerra Fría, la doctrina MAD (loco, pero aquí siglas de Mutual Assured Destruction, destrucción mutua asegurada) cubre las espaldas a Israel. Que también puede evitar la posibilidad de que algún país musulmán acabase desarrollando la ‘Bomba islámica’. Osirak se transformó en un cráter en el desierto cuando el programa nuclear iraquí puso (con toda la razón) demasiado nerviosos a los israelíes. Pakistán, que ya tiene la bomba (¿con permiso de quién?) cae demasiado lejos, y tiene problemas más serios. Irán puede haber comprado ya demasiadas papeletas en la rifa de un bombardeo sobre instalaciones de enriquecimiento de uranio, premio que puede recibir en cualquier momento (con la asistencia y bendición de EEUU… y de toooodos los países del Golfo) si no llega a un acuerdo con los bienintencionados europeos. El flanco nuclear está cubierto.

Así que, ¿qué le queda como opción a los enemigos de Israel?

El terrorismo.

Y para criar terrorismo, nada mejor que los territorios sin estado (o con estados pequeños, impotentes y corruptos al estilo Taliban). Como EEUU en Irak, Israel en Cisjordania y Gaza ha creado una perfecta incubadora megaterrorista. Y va a haber para todos, para el mercado local y para exportación internacional.

De hecho, ya ha empezado. La ANP era patética, tenía un pasado terrorista, era corrupta y violenta. Pero había reconocido el derecho a la existencia del estado de Israel. Ahora todas las papeletas son para que las facciones más radicales de la OLP, junto con Hamas y Hizbollah, aumenten su papel en el ‘gobierno’ palestino. Gentes cuyo objetivo es aniquilar Israel, no negociar con él. Gentes mucho más violentas, decididas a aniquilar hasta el último judío de Palestina para crear una teocracia. Gentes enfrentadas entre ellas, y alimentadas por una situación de explosión demográfica y colapso económico que garantiza que reciban reclutas lo bastante locos como para inmolarse. De momento dos días despues de enterrar a Arafat casi se cargan a uno de sus sucesores, que van a durar menos que un ministro iraquí o afgano. La guerra civil palestina es inminente, para satisfacción de más de un halcón estatalista de la derecha israelí bajo la tesis: mientras los palestinos se matan entre ellos, no nos matarán a nosotros.

Error.

Lo que están creando es un pequeño Afganistán. El perfecto caldo de cultivo para criar hordas de bombas humanas dispuestas a actuar en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, Gaza: un millón y medio de palestinos apiñados en 360 kilómetros cuadrados; una densidad de población sólo superada por Hong Kong. Hasta ahora los palestinos, ocupados en su propia guerra, han tenido relativamente poca participación en las actividades de Al Qaeda (Palestina está conspicuamente ausente de la lista de guerras de entrenamiento en las que participan los chicos de Ben Laden). Eso puede cambiar. Cisjordania y, sobre todo, Gaza (con sus comunicaciones con Egipto y su acceso marítimo) pueden transformarse en una universidad del terrorismo, con gentes experimentadas en el profesorado. Los nuevos grupos megaterroristas no necesitan infraestructuras complejas o grandes números: con un puñado de fanáticos basta. Y en Gaza un puñado de fanáticos pronto pasará inadvertido por completo.

Quizá no actúen en Israel gracias a la valla de seguridad. Pero entonces actuarán en otros sitios. Occidente, el mundo entero, serán sus campos de caza: y sabido es que nada es más difícil de detener que un ataque suicida. Perseguirán a los israelíes, perseguirán a los estadounidenses, perseguirán a los occidentales… Una vez liberados de la necesidad de luchar por un ilusorio y castrado estado palestino, ¿por qué no liberar su ‘creatividad’ en el mundo entero?

Israel transformó a Arafat en el principal escollo hacia la creación de un estado palestino. Los medios y políticos pro-israelíes incluso le acusan de haber sido el único causante del colapso del proceso de Oslo, al no aceptar (por su mala cabeza) la última oferta de Yehud Barak. Como si la negativa fuese cosa suya personal.

Lo cierto es que con Arafat la paz hubiese sido concebible, sobre un modelo de dos estados. Tan pronto como el pueblo palestino en su conjunto aceptase una solución del Derecho de Retorno aceptable para Israel. Y tan pronto Israel aceptase una solución a los asentamientos aceptable para Palestina. Aquella vez no pudo ser, pero con Arafat cabía la posibilidad de que alguna vez fuese posible. Después de que ambas partes ahogaran en sangre sus irreconciliables disputas.

Ahora Palestina queda en manos de una OLP casi destruida, con sus facciones más radicales embravecidas; de una Hamas extremista islámica suní que ha sabido utilizar la inexistencia del estado para transformarse en la primera fuerza política en Gaza; de un Hizbollah chiita antes anecdótico y hoy, financiado quizá por Irán, transformado en una facción más partidaria de la teocracia. Queda sin gobierno ni perspectivas de su existencia, sin concesiones de Israel, con una valla creciente que estrangula cada vez más su economía, con un crecimiento poblacional explosivo, transformada en un riesgo geoestratégico regional (en Jordania deben estar que trinan). Sin futuro.

Lo que ocurra en la Palestina ‘aestatal’ de después de Arafat no es previsible. Sólo sabemos que no será bueno. Y que las consecuencias las pagaremos todos. Israel ha resuelto su problema: jamás tendrá que contender con un estado palestino. Pero era el problema equivocado, porque al estado palestino lo vamos a acabar echando de menos. El resto de nosotros, también. Mucho se teme Algernon.

—————————————————————————-
Desde cualquier sitio, Algernon Pérez. Aplicando lógica a lo ilógico desde 1964.

Este boletín irregular debe considerarse como estrictamente off the record; ninguna parte de su contenido será citada o atribuida a Algernon Pérez o a su pobre e involuntario huésped, si bien nadie puede evitar que su contenido en bytes se vierta en otros cerebros, que después los usen como les plazca. Dado que escribo lo que me da la gana generosamente salpicado de opiniones no demostrables y factoides no atribuibles, cada palo que aguante su vela. En otras palabras, úsese con precaución, y en la cabeza no, que soy modelo de sombreros.

Posted by Algernon at Noviembre 16, 2004 12:54 AM
Comments Post a comment Name:

Email Address:

URL:

Remember personal info?
YesNo
Comments:

]]>

Por los perdedores

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXI | Main | Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXII »

Noviembre 10, 2004

Por los perdedores

Son millones. Aceptan, faltaría más, el veredicto de las urnas. Consideran definitivo el resultado, y no discuten su validez. Siguen adelante con sus vidas.

Pero algunos de ellos lo sienten. Lo sienten horrores.

Lamentan vivir en un país que consideran se ha transformado en un peligro para el planeta. Sienten no haber conseguido convencer de ello a más de sus compatriotas, a pesar de todos sus esfuerzos. Temen los resultados de la elección sobre el futuro.

Y no tienen miedo de decirlo en voz alta y clara. Mundo, lo sentimos.

sorryworld1.jpgUno por uno, en carteles hechos a mano, en fotografías ‘estilo lomo’ las más de las veces, miles de estadounidenses se disculpan. ‘Sorry, world’ (lo sentimos, mundo), ‘we failed you’ (os hemos fallado), ‘we tried’ (lo intentamos), ‘really hard’ (de verdad), ‘we’re screwed’ (estamos jodidos), son los sentimientos más repetidos. La inmensa mayoría de las caras, jóvenes y serias; la mayoría de las ropas, de moda, abundancia de ‘smileys tristes’, muchas orejas (y alguna ceja), con piercings; el pesar, real. Muchos mensajes en muchos alfabetos diferentes y no pocas lenguas distintas. Algunos, muy pocos, parecen tener miedo de las consecuencias y solicitan no ser atacados. Pero los demás parecen simplemente entristecidos, avergonzados de vivir en un país que vota lo que vota. Como si fuesen incapaces de entender la lógica del otro 51%. Como si les considerasen los primos retrasados, los locos temporalmente a cargo del manicomio. Como si temiesen a la mitad de sus vecinos.

Algunas imágenes: la chica que ha llenado una hoja de cuaderno de ‘sorrys’, como en los viejos castigos escolares; la chica y el ‘marine’ en uniforme de gala, que expresan su solicitud de perdón desde Evanston, Illinois, y Faluya, Irak; el águila americana que pide perdón por ‘ser unos gallinas’, los numerosos niños que no puede votar, los perros y gatos que explican los baldíos esfuerzos de sus amos.

La repetición es extrañamente hipnótica, extremadamente humana, profundamente onmovedora. Un desfile de lo mejor de Estados Unidos, lo mejor de cualquier país, convencidos de que dieron lo mejor de sí aunque no fuese bastante, y seguros de que la situación merece una disculpa. Temiendo que les rechacemos, a ellos y a su país, por una política que consideran de corazón equivocada. Que les da miedo.

Y también un desfile de gentes de allende los océanos; gente de Canadá, Brasil, Alemania, España, Gran Bretaña, Francia, etc; diciéndoles que sí, que lo sabemos, que es una pena pero que no tienen por qué avergonzarse. Que les queremos. Que no les vamos a rechazar porque consideremos equivocada la política de su gobierno. Que no les vamos a culpar. Que no les vamos a dejar de querer.

Algunos textos, desde EEUU:

‘En nombre de todos los nanotecnólogos de Chapel Hill, NC, lo sentimos tanto que vamos a mudarnos a vuestro país'; ‘Perdón, perdón, perdón, por favor dadnos otra oportunidad de arreglarlo'; ‘Trabajaría a cambio de ciudadanía (en cualquier parte excepto EEUU); ‘Por favor, enviad ayuda'; ‘Planeta Tierra: desearía que hubiésemos sido de más ayuda'; ‘Perdón; la mitad de nosotros no estaba prestando atención los últimos 4 años'; ‘ No es culpa nuestra; América nos ha decepcionado a nosotros, también'; ‘Estoy tan jodida como vosotros'; ‘Por favor, no nos odiéis si invadimos vuestro país, nosotros no votamos por él'; ‘Lo sentimos tanto, quedan 1457 días (y contando);

Algunos textos, desde fuera de EEUU:

‘No hace falta que pidáis perdón, gracias por intentarlo, buena suerte, firmado Francia'; ‘Gracias a todos vosotros, queda mucho por hacer, así que seguiremos intentándolo (es posible, Ona y Daniel, España'; ‘Queridos americanos, todavía os queremos, venid a Alemania, tenemos mucho sitio'; ‘No es culpa vuestra, querida mitad cuerda de américa'; ‘Los alemanes dicen: estáis perdonados'; ‘Invitación: comida y bebida gratis para el 49% que votó a Kerry, Anie y Olie, Berlín'; ‘No pasa nada; la próxima vez, intentadlo con más empeño, Brasil'; ‘Querida América: por favor, ponte bien pronto, con cariño, Canadá (si te sientes solitaria, pásate a vernos)'; ‘No pasa nada, estamos en esto juntos y mi sofá está libre, si lo necesitas, Canadá';

Posted by jcervera at Noviembre 10, 2004 07:34 PM
Comments Post a comment Name:

Email Address:

URL:

Remember personal info?
YesNo
Comments:

]]>

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXI

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XX | Main | Por los perdedores »

Noviembre 02, 2004

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXI

Apatrullando la interné, by Algernon Pérez.

Lo mismo me da que me da lo mismo: las elecciones en EEUU

Eligen hoy emperador en el imperio, y lo cierto es que de poco nos va a valer. Salga quien salga (y Algernon, siempre pesimista, está más bien por predecir una repetición de Bush, sin dudas esta vez) las cosas no van a cambiar demasiado. No habrá retirada de Irak, así que la situación se ira deteriorando más y más, Afganistán seguirá siendo un protectorado internacional. Arabia Saudí continuará su acelerada caída en el caos (o peor). Los secuestros, asesinatos y atentados con blancos occidentales fuera (y dentro) de Occidente no cesarán. Palestina seguirá transformándose en un inmenso agujero negro de sufrimiento desconectado del resto. La única diferencia seria entre los dos candidatos es la duda sobre si Bush sería capaz de complicar aún más la situación atacando Siria o (Alá no lo quiera) Irán, si es que la república islámica no es bombardeada primero por Israel. Y no olvidemos que ante un nuevo ataque en suelo estadounidense un hipotético Presidente Kerry se vería obligado a demostrar que es capaz de Mano Dura… lo cual podría implicar medidas incluso más extremas que las de un conocido partidario del hierro como Bush. Vietnam, recuerden, fue invadido por Demócratas, y abandonado por Republicanos.

De hecho de vez en cuando Algernon tiene horrendas pesadillas, de las que despierta gritando y bañado en sudor. En ellas contempla un mundo del futuro cercano en el que la invasión de Irak ha quedado reivindicada como un golpe maestro en la Gran Guerra de Civilizaciones, y George W. Bush es considerado como un estadista de talla churchiliana. Imagínense:

11 de septiembre de 2010. Un Telón de Arena divide en dos al mundo; de un lado están los ricos del planeta, y del otro las masas desesperadas sin más arma que su ideología (islamista), el número y la convicción de que nada tienen que perder. La República Islámica de Arabia tiene un gobierno fundamentalista que ya se ha tragado la península entera, parte del Cuerno de África y Sudán; EEUU contiene a duras penas el expansionismo arábigo con sus bases en el desierto iraquí, retirado ya de las ciudades transformadas en trasuntos de Gaza. Mientras a sus espaldas siente el aliento de un Irán cuya capacidad nuclear Israel ha sido incapaz de evitar (pese a los reiterados intentos) y ahora se limita a equilibrar a cara de perro. En el norte Siria (despojada del Líbano) amenaza con colapsar económicamente, dando paso a una involución fundamentalista que puede atrapar a las fuerzas estadounidenses en Irak entre dos fuegos. Jordania ya no existe, la monarquía hachemita derribada en la guerra civil entre beduinos y palestinos consecuencia última del Muro de Separación israelí; la anarquía reina desde el muro hasta mesopotamia, anarquía en la que los grupos terroristas vive como pez en el agua sin que los asesinatos selectivos (Predators, Apaches, F16s, bombas, francotiradores, etc) consigan decapitar a los numerosos y desorganizados grupos. Cuyos ataques en el corazón de Occidente han convertido visitar determinados lugares en una lotería, sino que han destruido porciones completas de la economía; por ejemplo, ante los reiterados derribos de aviones comerciales mediante misiles el turismo ha dejado de existir. El caos paquistaní hace temer a los servicios secretos rusos que Arabia pueda obtener nucleares, si no las tiene ya. El norte de África está en ebullición y Egipto sólo mantiene una semblanza de orden a base de medidas drásticas (léase masacres). Afganistán ha desaparecido de las noticias tras la retirada de la mayor parte del contingente occidental (excepto las tropas que defienden el obstinado y diezmado gobierno Karzai en Kabul), y ha regresado a sus tradicionales industrias, el secuestro, la extorsión y la violencia y el cultivo de amapolas. En estos días de recuerdo agradecemos la visión del Gabinete Bush (43), que con su valerosa decisión de invadir Irak (incomprendida entonces) ha salvado a Occidente de enfrentarse a un gigante territorial, ha partido en dos físicamente al aspirante a Califato y ha colocado una guarnición en el centro del territorio enemigo desde la que golpear a placer. Irak sigue exportando petróleo, desde sus fortificados campos, y las tropas estadounidenses protegen desde allí el oleoducto del Caspio que acaba en Turquía, todo lo cual permite que el barril de crudo valga sólo 100 dólares, frente a los 500 que llegó a alcanzar cuando el colapso de la Casa de Saúd…

Es al contemplar las consecuencias económicas de una situación así cuando Algernon salta de la cama, despertado por su propia taquicardia. Madame Algernon está frita.

Pero eso no es nada comparado con la angustia que atenaza a nuestro analista al despertarse y reflexionar que hemos pasado ya el Tercer Aniversario (del 11S) y Hemiversario (del 11M), y muy poco ha cambiado. La firme, decidida y férrea negativa a abrir los ojos que es la más extendida respuesta a las atrocidades en cuestión se transforma de perplejidad en pánico según pasa el tiempo. Occidente, y en especial algunos de nuestros más eximios teóricos, parecen haber iniciado una vehemente carrera hacia el olvido que Algernon no puede por menos que considerar como una fase de Negación. Estamos (por el momento) de acuerdo en que EEUU sobrerreaccionó (en Iraq) al 11S. Pero ¿no está Europa, y en especial no está España reaccionando muy poco al 11M? ¿Dónde están las reformas del CNI, las medidas extraordinarias de protección, los programas de formación en cultura islámica de agentes, el aumento de los gastos de protección ciudadana? Tal vez la respuesta al terrorismo no sea la guerra. Pero alguna respuesta debería de haber, ¿no? Porque nos están matando como a conejos. Seguro que criminalizar y enemistar a una religión entera (1/6 de la población mundial) es una pésima idea. Pero hay un grupo de hijos de perra que matan inocentes. ¿No debiera haber alguna respuesta? En lugar de estos estruendosos y tímidos silencio y olvido…

Mañana sabremos quién es el emperador. Pero poco importa.

Posted by Algernon at Noviembre 2, 2004 12:26 PM
Comments Post a comment Name:

Email Address:

URL:

Remember personal info?
YesNo
Comments:

]]>

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XX

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « El Universo es una conspiración | Main | Corresponsal en la Infosfera, Episodio XXI »

Septiembre 06, 2004

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XX

Apatrullando la interné, by Algernon Pérez.

Más allá de la última frontera

Algernon se encuentra en Terra Incognita, más allá de las últimas lindes de la razón. Hemos entrado en un país desconocido y atroz del que salir va a ser largo y difícil, suponiendo que salgamos. No parecía posible que empeorase la situación tras el 11S y el 11M, pero los acontecimientos de la última quincena en Rusia, y especialmente lo ocurrido en Beslán, han empujado al mundo a una dimensión desconocida y terrible. Los terroristas chechenos han demostrado que la lógica terrorista linda con la barbarie. Pero su atrocidad también demuestra que la ‘mano dura’ tiene su propio límite, en el genocidio. Atrapados entre estas dos realidades estamos los demás habitantes del planeta. Las futuras víctimas de uno u otro bando, que se disponen a matarnos en nuestro propio nombre. Esto es el principio del fin. Del fin de la civilización.

La toma del colegio de Beslán ha cruzado una raya. Los usuarios de las tácticas terroristas han volado medios de transporte (metro, tren autobús, avión), edificios (cuarteles, iglesias, bloques de apartamentos, edificios gubernamentales, centros comerciales), secuestrado y estrellado aviones, ametrallado, atacado con morteros, volado con personas, burros y bicicletas bomba. Se han cogido rehenes en oficinas, olimpiadas, aeropuertos, hospitales y teatros. Se ha planificado, y sin duda intentado, envenenar suministros de agua, volar factorías para liberar gases tóxicos o arrasar ciudades, crear plagas. En todos estos ataques ha habido muertos que hasta los mismos terroristas calificaban de inocentes: paseantes, compradores, habitantes. Entre ellos, niños. Hasta ahora los niños eran para sus asesinos un ‘daño colateral’ indeseado. La misma justificación que se aplica a los niños muertos en ataques selectivos israelíes, o en bombardeos estadounidenses en Irak. La misma que justificó los civiles muertos de Guernica en adelante (Londres, Coventry, Dresden, Berlín, Tokio, Hiroshima…). Nosotros no matamos niños; fue sin querer.

Pero Beslán es diferente. Secuestrar un colegio el primer día del curso académico, deliberadamente escoger como víctimas a niños por centenares… éso es nuevo. Y más que atroz. Revela que esos terroristas ya no son reconocibles como humanos, que se encuentran en el territorio de la absoluta bestialidad, de la in-humanidad. No importa que en sus planes (dentro de sus retorcidos cerebros) nadie fuese a resultar herido, no importa quién o cómo empezó el tiroteo: quien planificó (durante meses) ese acto y lo llevó a cabo es ajeno a la raza humana. ¿Que será lo siguiente, atacar maternidades? ¿Secuestros en consultas de tocología? ¿Cómo nadie puede justificar semejante plan?

No estamos mejor en el lado de nuestros gobiernos, del bien, de la cordura. Era de esperar que lo impensable del ataque y su terrible desenlace provocasen una masiva demanda de mano dura, acompañada de justificaciones ‘a posteriori’ de acciones carentes de relación (Irak, Palestina) y de la tendencia a criminalizar a mil millones de personas por las acciones de un puñado de locos. La escala de la atrocidad demanda para muchos guerra a muerte y sin cuartel con sus responsables, castigos ejemplares y extraordinarios, sangre y fuego. Primero los chechenos todos, y después los musulmanes en general, deben conocer la ira de los justos. Es tiempo de patear culos.

Algernon no puede por menos que contemplar con melancólica ironía el espectáculo de partidarios de Bush e Israel, y sus políticas neocon y de acción directa, dedicados a defender al ex-KGB Putin y a justificar sus acciones, incluso con carácter retroactivo. Lo malo es que la lógica de la mano dura tampoco va a funcionar, como demuestra Beslán mismo. La frontera de la venganza estatal está aquí, clara incluso para quienes no han sido capaces de verla en la insurrección palestina en Israel. La mano dura limita con el genocidio.

Porque quien defienda mano dura con los chechenos desconoce la historia. Sencillamente no hay mucho que se pueda hacer para endurecer el trato a los chechenos por parte de los rusos, un trato que hace que la ocupación israelí de Palestina (o la estadounidense de Irak) sean un camino de rosas y unas vacaciones en hotel de cinco estrellas en uno. Los rusos han estado dando caña a saco paco a los chechenos desde hace casi dos siglos, sin pudor y sin los retortijones morales a los que somos tan proclives en Occidente. Chechenia es el caso límite, lo que ocurre cuando llevas al extremo la lógica de la mano dura. Durante siglos. Sin remordimientos ni piedad.

Y no hablamos de asesinatos selectivos al estilo israelí, o de interrogatorios ‘severos’ a los detenidos al estilo Abu Ghraib. Estamos hablando de una gente que tras años de revueltas y salvajes represalias fue exiliada en masa a Siberia por Stalin, de un pueblo cuyas aldeas y ciudades han sido pulverizadas en la última década por la legendaria artillería ex-soviética (la misma que mató a millones de alemanes en la Segunda Guerra Mundial), gentes que llevan años viviendo una ocupación brutal con asesinatos aleatorios, torturas habituales, desapariciones cotidianas. Chechenia lleva al menos 10 años siendo un lugar desde el que Cisjordania y Gaza parecen un paraíso, pero las lecciones son las mismas. No hay manera de aplicar más mano dura a Chechenia.

Lo cual no ha evitado Beslán.

Lo cual no es una justificación; es una descripción. Dos siglos de brutal tratamiento de la mano más dura que imaginarse pueda han acabado en esto: en terroristas tan lejos de la noción de humanidad que toman niños como rehenes. Eso es Beslán. El límite de la mano dura.

Algernon sólo es capaz de imaginarse un modo de endurecer el trato que reciben los chechenos: un genocidio industrial al estilo nazi. Porque más detenciones, más controles, más violaciones, más desapariciones y más asesinatos no van a detenerles, como no les han detenido hasta ahora. Y entonces, ¿qué?

La mano dura limita con el genocidio cuando la dureza no acaba con las atrocidades. Es el dilema al que tendrán que enfrentarse Israel, más tarde EEUU, en última instancia Europa. Aquí no hablamos de moralidad, sino de efectividad. Un puñado de locos inhumanos tienen hoy la capacidad y la voluntad de cometer cualquier impensable atrocidad en nombre de su causa. O acabamos con TODOS los locos, o tendremos atrocidades. Es tan simple como esto.

Al parecer la dureza no acaba con las atrocidades. Las amplifica. La terrible dialéctica de la acción-reacción realimenta a los dos bandos hasta que ambos se encuentran allende los límites de la humanidad. En territorio salvaje. Que es donde nos vamos a adentrar.

Porque mirando a nuestros líderes, a los Putin, los Bush, los Sharon, los Aznar y demás abogados del ojo por ojo, la lógica de la mano dura seguirá su curso. Los chechenos serán castigados, más aún, y los musulmanes recibirá su parte alícuota por compartir religión. Los supervivientes convertirán el castigo en leyenda y perpetrarán nuevas y más aberrantes atrocidades. El circulo volverá a cerrarse. Y a extenderse.

En Beslán estamos viendo el futuro de Irak, de Palestina, de Europa, más tarde de los EEUU. Un futuro en el que cualquier concentración humana (sin limite moral alguno) será un blanco potencial, cualquier vehículo un riesgo, cualquier ciudad una trampa mortal. Un futuro en el que la civilización, en el sentido etimológico (‘vida de ciudad’) será imposible.

La civilización descansa en la confianza: confías en que el otro conductor no se salte el semáforo, en que el obrero no deje caer el ladrillo sobre tu cabeza, en que el viandante con el que te cruzas no va a apuñalarte, en que el camarero que te sirve no va a envenenarte. Si no existe la confianza, si cualquiera a tu alrededor supone un riesgo para tu vida, entonces querrás vivir solo en el campo, donde puedas vigilar tu perímetro. Adiós a la civitas.

Algernon es pesimista. Beslán demuestra más allá de toda duda que la bíblica dinámica del ojo por ojo no funciona, pero su simplicidad y energía (y los prejuicios) convierten a la mano dura en la respuesta más emocionalmente satisfactoria. Habrá mano dura. El problema no se resolverá.

Sólo unos líderes diferentes podrían parar esta dinámica. Unos líderes capaces de resistir la tentación de la venganza, de aguantar la presión social, de encajar bajas (sí) mientras se encara el problema de otra manera (alguna que, a diferencia de la mano dura, tenga visos de funcionar). Las bestias capaces de cometer un Beslán han de ser detenidas. La mano dura relaja, pero no resuelve. Quizá sea hora de probar un enfoque pacifista con un rotundo par de gónadas, al estilo Gandhi.

Pero no creo que nadie vaya a poner este cascabel al gato.

Posted by Algernon at Septiembre 6, 2004 01:29 PM
Comments

Estupendo artículo, estupendo. ¿Cómo era la cita de Gandhi?
Ojo por ojo y el mundo acabará ciego

Pues eso, ya estamos ciegos. ¿Ahora qué? Por la vía de la dureza ya queda pooc que explorar. Pero ¿cómo se puede explorar la otra vía? Y sobretodo ¿quién está dispuesto a hacerlo?

Como bien dices, el concepto contemporaneo de sociedad está en peligro. La alternativa es la siguiente: o intentamos reconstruirlo (por las buenas), o construimos mini-estados ciudad amurallados, megaprotegidos y controlados y sanitizados. ¡Qué futuro más bonito!

Posted by: Julio Alonso at Septiembre 7, 2004 09:11 AM

http://www.kavkazcenter.com/eng/

Posted by: ignoto at Septiembre 8, 2004 03:02 PM

He oído que un pesimista es un optimista bién informado.

Cada día tengo más miedo.

Posted by: Pérez at Septiembre 8, 2004 05:44 PM

Será ingenuidad, será optimismo contumaz o será wishful thinking, pero no apostaría por otra deriva de la historia hacia la barbarie (más) y el genocidio industrial perfectamente planificado, tal como te entreleo. ¿No será que os progres y/o los europeos somos propensos al machaqueo y al tiempo-pasado-siempre-fue-mejor?

Demasiados medios, demasiadas voces para que no haya filtraciones, escándalos y reacciones. USA se ha visto obligada, por lo menos, a iniciar pseudojuicios por Abu Graib y Guantánamo. Y si los grandes medios son suceptibles a la censura, siempre nos quedará Internet.

Rosalía

Posted by: Rosalía at Septiembre 9, 2004 07:30 AM

Antes pensaba más o menos como Rosalía, pero se me ocurrió que trás de la proliferación de medios que ocurrió hará, pongamos, 60 años y que facilitó las filtraciones y entorpeció el control de la población, se habrá investigado mucho como recuperar ese control sobre la gente y la información.

Han tenido muchos años y muchos medios para aprender como controlarnos y lo peor es que si lo han conseguido no podremos notarlo ni confirmarlo. Sólo tendremos indicios.

Esto se me ocurrió tratando de comprender porque la gente se comporta casi siempre al contrario de como sería lógico o ético. ¿Porqué se preocupa la gente por el fútbol, la ETA, los asuntos de los famosos, la televisión, los “moros”…? Podría deberse a alguna infuencia que no podemos identificar con claridad. O podría simplemente deberse a que somos algo gilipollas.

Soy consciente de que esta es una reflexión típica de conspiranoico, pero los conspiranoicos también tenemos derecho a opinar en los blogs, como los trolls, las personas o incluso los norteamericanos.

Posted by: Pérez at Septiembre 9, 2004 04:27 PM

De momento, Rusia ya se ha apuntado a la doctrina de la guerra preventiva (atacaré a quien A MÍ me parezca oportuno cuando YO quiera y donde A MÍ me dé la gana), siguiendo la estela estadounidense. Lo cual no puede sino añadir problemas entre estados al problema subyacente: más leña al fuego, oh sí! (http://abcnews.go.com/wire/World/ap20040909_250.html). En Iraq, mientras, sigue todo como siempre (http://abcnews.go.com/wire/World/ap20040909_627.html). Y algunos indonesios siguen con esa maníaa que les ha dado de volar australianos (http://english.aljazeera.net/NR/exeres/650E5331-8CBA-4930-B7F0-1817D17F95B3.htm)

Esto cada vez se parece más a un asalto en toda regla contra la idea misma del estado liberal. Let’s Rock.

Algernon Pérez

Posted by: Algernon Pérez at Septiembre 9, 2004 04:38 PM

quizas la causa y el objetivo de este Asalto sea derribar esos estados liberales. Y ¿que mas?, ¿por que? ese deberia ser el debate para que al comprender mas claramente sus fines nos pudiesemos preparar para lo que viene.

Posted by: veli granda at Septiembre 11, 2004 07:08 PM

cuando me enteré de los niños muertos de beslán pensé en eso que expones en el artículo. pensé en las barbaridades que deben estar sufriendo los chechenos para que se llegue a una cosa así.

Posted by: pau at Septiembre 16, 2004 01:04 PM

Creo que la ley del Talion ya no debe ser en este mundo perdido, es mas sensato el dialogo, aqui en El Salvador tuvimos en casi una decada 70,000 muertos, hasta que se llego a la cordura, a la razón humana finalizó nuestro conflicto, todavia hay heridas muy profundas que solo nuestro Señor Jesucristo puede sanar, oro por la paz en el mundo, un mundo mas civilizado, que se proteja a nuestra niñez y se respeten los derechos universales del niño. GRacias.

Posted by: Francisco Orellana at Septiembre 21, 2004 10:00 PM

La tardanza es lo de menos, con los años uno se acostumbra a los tiempos lentos; que las partidas rápidas se pierden rápido sin llegar a distinguir entre la dama blanca o la dama negra.

+++

Equipo sin tres no juega
los rebotes son las rimas.
¡Venga Blanca! ¿Te animas?
que las negras cruzan más.
Disculpado por amado
espero no sea barullo
recurrir a Perogrullo;
con tu saque lo dirás.

jose@pomez.zzn.com

http://www.pomez.net

http://foros.tresuvesdobles.com?forum=pomez

Posted by: José Pómez at Octubre 14, 2004 05:08 PM Post a comment Name:

Email Address:

URL:

Remember personal info?
YesNo
Comments:

]]>

El Universo es una conspiración

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Cuídate del 1 de octubre… | Main | Corresponsal en la Infosfera, Episodio XX »

Junio 21, 2004

El Universo es una conspiración

‘Ellos’ están ahí fuera, y vienen a por mí. Y a por ti.

Imposible. Deseable. Inevitable. Indestructible. La conspiración existe; el mismo Universo es producto de una. Hay que rendirse a la evidencia, y ser conscientes de que es irrelevante…

La conspiración es imposible

Por el principio de que dos personas pueden guardar un secreto siempre que una de las dos esté muerta, se sigue que una conspiración con el suficiente poder para de veras cambiar algo sería conocida por tanta gente que finalmente saldría a la luz. Dos personas mantienen un secreto, pero tienen poco poder; 10 personas adecuadamente situadas pueden cambiar mucho, pero se sabrá. La gente cambia. Se divorcia. Tiene depresiones. Sufre conversiones religiosas. Enferma de cáncer. Cuando un conspirador pasa por una de estas fases de cambio vital, la probabilidad de que largue todo lo que sabe (en formato libro, a ser posible) no es despreciable. Por eso las conspiraciones se acaban conociendo. La conspiración con éxito y secreta es una contradicción en los términos. Otro de los rasgos que definen a toda teoría de la conspiración es que achaca al enemigo una inhumana omnicomprensión de los hechos, y una increíble velocidad de ejecución no templada por el error. ‘Ellos’ son inhumanos: todo lo saben, todo lo entienden, todo lo planifican y conocen con certeza todas las reacciones de sus actos. Jamás hay en las teorías de la conspiración lugar para el error, la duda, el fallo, la incompetencia: todos los participantes en ella saben lo que han de hacer, cuándo y cómo. Y lo ejecutan con robótica eficacia, sin que el atasco inoportuno, el despertador averiado, la linterna sin pilas o la cartera perdida se interpongan jamás en sus acciones. Cuando lo cierto es lo contrario: nunca debe achacarse a maldad lo que la estupidez puede explicar… la única constante es el fallo; la única certeza es el error.

La conspiración es deseable

La conspiranoia es un dulce consuelo que sustituye a la religión, proporcionando un sentido al absurdo de la existencia. Achacando las catástrofes, los reveses de la fortuna, las maldades y los golpes del azar a una inteligencia maligna podemos al menos consolarnos en pensar que lo que ocurre es lógico y tiene un propósito, aunque sea malvado. Lo verdaderamente impensable es que las atrocidades sean tan sólo eso, sucedidos carentes de razón, aleatorias jugadas de una baraja que no obedece a regla alguna. Nuestro cerebro, diseñado por la evolución para extraer sentido (para crear leyes del caos), abomina del vacío lógico, en especial ante un enorme drama humano. ¿Cómo contemplar la muerte de un ser querido como un resultado del frío azar? De alguna manera retorcida culpar a alguien consuela a los supervivientes al convertir a las víctimas en héroes de una guerra no declarada; en mártires de una causa misteriosa pero vital. Si de paso podemos achacar nuestra mala suerte al enemigo de nuestra predilección no sólo aumentaremos nuestra estatura, al recrecer la suya, sino que le difamaremos, justificando así nuestro odio preexistente. El enemigo es poderoso, casi onmipotente, y me odia. La paranoia no es más que una forma de egotismo: vienen a por MÍ (luego soy una amenaza para un enemigo omnipotente). La conspiranoia así explica el universo, justifica nuestras manías y nos ensalza, proporcionando consuelo, razón y vanidad. ¿Extraña que sea irresistible?

La conspiración es inevitable

Desde cierto punto de vista quedar con unos amigos para ir al cine es una conspiración. Adam Smith decía que cuando dos empresarios quedan para cenar se está gestando una conspiración contra el público; el 18 de julio de 1936 fue una conspiración, como lo fue el asalto al edificio Watergate. El mundillo político y económico puede considerarse como una espuma de conspiraciones que burbujean en las instituciones y empresas, a veces estallado en superficie, otras veces permaneciendo latentes. Nuestra tribal tendencia a los grupúsculos, facciones y sectas (yo, contra mi hermano; mi hermano y yo, contra mis primos; mis primos, mi hermano y yo, contra el mundo), nuestra ambición y nuestra vanidad conspiran contra nosotros haciéndonos participar en miles de conspiraciones diarias. La vida social no es más que una lucha entre conspiraciones. Algunas, como la OPEP, la Trilateral, los partidos políticos o los ‘lobbies’, son públicas y notorias. Otras, como las facciones políticas o las sectas religiosas, viven en el gris entre lo público y lo secreto. Muchas cagadas de los gobiernos permanecen en o cerca de este limbo (Ustica). Luego están las misteriosas, de las que sólo se habla en susurros (Skull&Bones, el Grupo Bilderberg, Bohemian Grove, los Illuminati). Internet está llena de las más peculiares conspiranoias de la variedad extrema, algunas de las cuales (Majestic
) empezaron como un juego, pero ahora son tal vez algo más… Según cierta escuela cosmológica, basada en el denominado Principio Antrópico Fuerte, literalmente el mismo universo ha sido creado específicamente para que nosotros podamos vivir en él; una conspiración cósmica…

La conspiración es indestructible

La última característica del pensamiento conspiranoico es que sus razonamientos son irrefutables. Haciendo uso de un intuitivo conocimiento de la lógica, que dice que es imposible demostrar una negativa, y de un infinito depósito de explicaciones ‘ad hoc’, sospechosas ausencias de información y razonamientos ‘de sentido común’ basados casi siempre en la ignorancia, es imposible convencer a un conspiranoico de que su teoría favorita carece de sentido. Cualquiera que desee dedicarse al ingrato oficio de desguazar conspiraciones haría bien en recordar que al quitarle su juguete a un convencido estamos atacando su propio sentido de la importancia. En algunos casos, puede ser suficiente para provocar hasta reacciones violentas. Y si el propio universo es una conspiración, ¿qué mas da?

Publicado en Generación XXI.

Posted by jcervera at Junio 21, 2004 06:26 PM
Comments

Una magnífica novelización de una conspiración es “El Péndulo de Foucault”.

Posted by: Andr3s at Junio 23, 2004 11:51 AM

Sólo que ellos no saben que nosotros sabemos lo de la conspiración.
O a lo mejor ellos saben, que nosotros sabemos pero se hacen los que no saben.
En ese caso, nosotros sabemos que ellos saben, que nosotros sabemos que ellos saben pero que se hacen los que no saben, pero nosotros nos hacemos los que no sabemos.
Y todos felices.

Posted by: khandika at Agosto 1, 2004 09:07 PM

Qué curioso que este haya sido el último post…

Posted by: Markelo at Agosto 18, 2004 04:28 PM

Sobre Umberto Eco y ‘El Péndulo de Foucault': Eco piensa que la búsqueda recurrente de conspiraciones es un mal endémico de cierta indigencia intelectual.
Por desgracia, es precisamente en la conspiración que se basa hoy la mayor parte de nuestro menú, sobre todo para quienes consumen con fervor la programción televisiva.

Posted by: Dispatx at Agosto 20, 2004 08:24 AM

Cuídate del 1 de octubre…

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XIX | Main | El Universo es una conspiración »

Junio 18, 2004

Cuídate del 1 de octubre…

El próximo 1 de octubre entra en vigor la ley orgánica 15/2003 que reforma extensamente el vigente Código Penal. Y lo hace mal. Rematadamente mal… Tan mal que a partir de otoño vamos a necesitar utilizar licencias ‘copyleft’ como el comer. Sopena de criminalizar masivamente a los usuarios de Internet… ¿o es esto lo que pretende el legislador? Y luego se extrañan de que el país esté tan atrasado en el ámbito digital

Desde el 1 de octubre de 2004 en España será delito (penado con seis meses a dos años y multa de 12 a 24 meses) bajarse una canción de un programa P2P sin permiso (já) del propietario de los derechos (Artículo 270, apartado 2). También será ilegal (y penado con igual castigo) disponer en el ordenador de un programa capaz de saltarse los cerrojos tecnológicos para hacer una copia privada o de seguridad de nuestros propios programas o de un DVD de nuestra propiedad (Artículo 270, apartado 3). Los delitos contra la propiedad intelectual pasarán a ser perseguibles de oficio por jueces y fiscales (no como hasta ahora, que necesitaban la denuncia del damnificado). Por otra parte cualquier actividad (como informar, vender equipos o proporcionar el servicio) relacionada con desbloquear un móvil, proporcionar una contraseña de acceso a un servicio de pago o compartir el propio acceso a Internet vía WiFi, que estarán penadas con seis meses a dos años y multa de seis a 24 meses (Artículo 286).

O así se pueden interpretar los nuevos textos.

¿Es a ésto a lo que queremos dedicar a nuestros policías, jueces y fiscales, en lugar de a perseguir delitos con víctimas? ¿Es así como queremos fomentar el uso de las redes, transformando en sospechoso a cualquier usuario de ordenador? ¿Es misión del estado apuntalar con durísimas legislaciones el tambaleante modelo de negocio de grandes empresas conocidas por su escasa conciencia social, como las telefónicas o la industria fonográfica? ¿No estaremos con nuestras leyes perjudicando a los muchos, la sociedad española, en beneficio de unos pocos?

¿Se puede ser más ingenuo?

Sí: se puede luchar. Ya poco podemos hacer en el frente legislativo: los lobbies industriales ha realizado su labor y la voz de los damnificados no será escuchada. No al menos hasta que haya miles de acusados, que será el momento de organizar campañas de protesta civil, por ejemplo de autoinculpación masiva (señor juez, soy un ciberchorizo y vengo a entregarme: entrúlleme, a mí y a éste millón de amigos que vienen conmigo). Pero además de la guerrilla jurídica hay algo que podemos hacer. De este embrollo legal puede acabar naciendo algo bueno.

Por nuestra propia protección, es el momento del ‘copyleft’. Cualquier documento de cualquier tipo que vaya por Internet sin una licencia de uso es potencialmente peligroso a partir de octubre. Asegurémonos de que cuantos más mejor de los que circulan en castellano llevan pegada su etiqueta de seguridad: una licencia que haga explícito el permiso del autor para hacer copias. Con o sin condiciones; con o sin cortapisas, da igual: las licencias Creative Commons (actualmente en adaptación a la legislación en España y traducción al castellano y catalán) cubren casi todas las eventualidades. Hasta ahora utilizarlas era un imperativo moral, una toma de postura ante el flujo del conocimiento humano, una forma de ver la sabiduría.

Gracias a esta ley es una necesidad legal. El nuevo Código Penal nos va a forzar a empapelar la Internet en castellano (y català, y galego, y euskera) de licencias ‘copyleft’, por nuestra propia seguridad.

Publicado en Retiario, El Mundo

Posted by jcervera at Junio 18, 2004 12:05 AM
Comments

Lo que siempre me fijo es que en esta lucha por ver quien puede más , unos usan elementos reales , como son leyes, multas, impuestos etc … y la otra parte solo hace causa común en el cyber-espacio ( no se si es el término más correcto, pero es el que mejor define lo que quiero decir ).

Si el único movimiento que hacemos es a través de cerrar temporalmente paginas web, llenar de arengas anti-SGAE los blogs, llorar el retraso tecnologico de este pais , la otra parte no tiene NADA que temer , porque ellos se mueven en el mundo tangible.

Creo que tienen que darse cuenta de que las leyes y estrategias comerciales del mundo real NO SIRVEN en nuestro cyberespacio.
Y si nos aprietan mucho las tuercas, quiza haya que dejar de quejarse para pasar a la accion.

Posted by: Grohl at Agosto 5, 2004 10:24 AM

ENTREMOS EN SUS ORDENADORES. HAGAMOS CAER GRANDES EMPRESAS E INFECTEMOSLAS.
TENDRAN RESPUESTA…

Posted by: ANONIMUS at Agosto 31, 2004 05:56 PM

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XIX

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XVIII | Main | Cuídate del 1 de octubre… »

Junio 03, 2004

Corresponsal en la Infosfera, Episodio XIX

Apatrullando la interné, by Algernon Pérez.

El contraaataque de los Vulcanianos

En ajedrez se llama ‘Intercambio de peones'; tú me comes a Chalabi, yo me cargo a Tenet. Los Vulcanianos, el grupo nuclear de los neocon (Perle, Wolfowitz, Cheney, Armitage, Rice, Powell, Rumsfeld, Feith, etc) se han fumigado al director de la CIA no por lo del 11S, ni por lo de las armas de destrucción masiva, ni siquiera por su subterráneo uso de lo de Valerie Plume (ojo; alguien de la Casa Blanca puede acabar cayendo por ésto). No: se lo han ventilado por cargarse a Ahmed Chalabi, su hombre en Irak. Como él mismo ha afirmado, la filtración que ha acabado con sus posibilidades de gobernar Irak tiene su origen último en la CIA. La guerra entre los Vulcanianos y el resto del mundo ya es nuclear. Las dos preguntas son: ¿quién juega con blancas en esta partida? Y ¿es el principio del fin del Gobierno Bush?

Razones personales, dicen. Algernon piensa que las ‘razones personales’ de la dimisión de George Tenet deben tener más de 20 centímetros, y probablemente doble filo; un análisis del cadáver las hallará alojadas en el cuarto espacio intercostal izquierdo. Los chicos de CSI no tendrán que buscar mucho para encontrar a los culpables: la daga llevará clavado un papel con el nombre ‘Chalabi’ y membrete del Pentágono. Es el agradecimiento de los Vulcanianos, el grupo de apoyo del Presidente Bush, a George Tenet por sus años de hacer de pararrayos de todas las movidas que han ido mal en el mundo de la inteligencia estadounidense. Que de alguna manera hay que llamarla…

Y el mensaje transmitido al mundo es el siguiente: si atacas a mis peones (Chalabi), lo pagarás, muy caro.

En el Washington de hoy se puede perdonar todo, menos tocarle los chalabis a los Vulcanianos. No se paran en barras: sacaron a la luz a una espía propia (Valerie Plume) para castigar a su marido por bocón, y ahora han descartado a Tenet tras hacerle comerse todos los sapos imaginables.

Hay que reconocer que el amigo Tenet (o sus esbirros) tampoco es manco: lo de cargarse a Chalabi acusándole de filtrar importantísima inteligencia a los iraníes era iniciar una guerra nuclear.

Pero responder en la misma moneda es reconocer que el ataque te ha hecho daño. La defenestración de Ahmed Chalabi se convierte así en un torpedo en la línea de flotación de los Vulcanianos (y por extensión del presidente), reconocido por ellos mismos. ¿Por qué Chalabi es tan importante? ¿Qué es lo que sabe y por qué los neocon no quieren tenerle cabreado como una mona? ¿Tendrán éxito los intentos de (de los que forma parte la caída de Tenet?

No deja de ser una deliciosa ironía que quienes le perdonaron al ya ex director de la CIA los errores del 11S y le hicieron confesar que las armas de destrucción masiva que su agencia había anunciado no existían, y para colmo le dejaron seguir agonizando meses más en calidad de abollado blindaje, por lo de Chalabi sí le dejan caer como si apestase. Por ‘razones personales’. claro.

En última instancia las cuestiones son dos. En primer lugar, calibrar hasta qué punto el hecho de que la larvada guerra interna Pentágono-CIA haya estallado puede perjudicar las posibilidades de reelección de George Bush. Y en segundo lugar identificar al adversario de los Vulcanianos. Durante mucho tiempo se pensó que el Secretario de Estado Powell era el adulto que procuraba limitar las travesuras de los enloquecidos neocons en el gobierno, pero tras su espectacular justificación de la guerra en la ONU nadie piensa que Powell esté realmente en contra de los Vulcanianos. ¿Quién es, entonces, el que juega con blancas en esta partida? ¿Quién es la resistencia?

Posted by Algernon at Junio 3, 2004 08:09 PM
Comments

Im-presionante.

¿Y qué hacen en El Mundo-papel, que no te ofrecen una sección de análisis sobre política exterior?

Posted by: hiperactivo! at Junio 5, 2004 12:22 AM

Recuerdo haber leído que antes de la guerra de Irak circulaba un chiste por los pasillos del Pentágono: “Estados Unidos, el único país del mundo donde los civiles han dado un golpe de estado contra los militares”. El macabro chiste tiene más gracia si se considera la fuente esencialmente militar. Los vulcanianos que dice el autor han odiado la pasividad y el viejo estilo de hacer política. Cuando Rumsfeld hablaba de la vieja Europa no decía nada diferente a lo que pensaban/piensan Perle, Wolfowitz, el padrino Cheney y el resto de la jauría (si queréis una explicación detallada del Who’s who echadle un vistazo a http://rightweb.irc-online.org/index.php ). De todas formas no está absolutamente claro que la salida de Tenet sea un golpe de puñal de esta panda. Razones: A cinco meses de las elecciones no tiene mucho sentido armar este cisco, más bien les perjudica. Además, Bush no ha anunciado ningún sucesor. Más bien parece un acto de desesperación que una fría jugada política. Todo el mundo sabe que la CIA es bastante menos responsable que Rumsfeld y su panda por el desastre de Irak. Mi impresión es que en las próximas semanas desfilarán más personajillos hacia el basurero de la historia

Posted by: JuanMa at Junio 6, 2004 09:29 PM

Pues no se con que color fichas juegan los votantes estadounidenses, pero les toca mover…

Posted by: santiago at Junio 7, 2004 12:30 AM

Corresponsal en la Infosfera, especial No Información

Perogrullo ::: El fin no justifica a los medios « Corresponsal en la Infosfera, Episodio XVII | Main | Corresponsal en la Infosfera, Episodio XVIII »

Marzo 13, 2004

Corresponsal en la Infosfera, especial No Información

Por mucho que queramos ver una respuesta, por mucho que estemos interesados en que ésta sea una concreta, por muchas razones que tengamos para aborrecer y abominar del contrario y su manipulación, hay que recordar un axioma: Nunca achaques a maldad lo que la estupidez pueda explicar. O la premura de tiempo. Hoy, dos días después del 11M en Madrid, disponemos de más ‘No Información’ que de datos reales. Desgraciadamente, porque con las elecciones mañana la falta de información está provocando derivas peligrosas. Y sus propias atrocidades

A estas horas las principales No Informaciones están referidas a los cinco primeros detenidos.

a) El ministro del Interior ‘no descarta’ que puedan tener vínculos con grupos fundamentalistas. Tampoco lo afirma ni desmiente.

b) Su participación directa o indirecta en los atentados no está confirmada (ni desmentida). Están relacionados ‘con el móvil prepago’ de la bomba que no estalló.

El hecho de que haya varios hindúes y españoles de origen hindú además de marroquíes, y que no hayan huido al saber que el móvil se había recuperado sugiere que su vinculación sea más bien con alguna de las numerosas mafias que trapichean con móviles de oferta o robados. Muy probablemente no tienen ni idea de a quién le han vendido el móvil en cuestión. Seria lógico que quien haya cometido las atrocidades de Madrid haya tomado la elemental precaución de utilizar móviles del mercado negro, con el fin de emborronar su pista.

En resumen: las detenciones nada nos dicen de los autores del atentado. No información. La peor forma de tortura.

Posted by jcervera at Marzo 13, 2004 10:20 PM
Comments

Cualquier muerte, repito, cualquier muerte que ocurra por mierdas de estas no tiene justificación. (Mierdas = Motivos religiosos, políticos……….etc.)
En cuanto a la detención de esos cinco, estoy de acuerdo. Son unos “pringaos” y se van a comer un “marrón” como el sombrero de un picador.

Posted by: pepenrique at Marzo 14, 2004 09:58 PM

El programa electoral del PSOE ya no está en su web. Porqué lo han quitado?

Posted by: Javier at Marzo 15, 2004 11:20 PM

hindues, es de hinduismo, suponqo que seran indios, de la india :)

Posted by: edu at Marzo 17, 2004 01:31 PM